¿SE PUEDE TRATAR LA DIABETES CON AGUA ALCALINA IONIZADA?

Una vision actual del problema y soluciones:

diabetes y agua

Solamente en Alemania, el número de personas diabéticas se estima en unos 6,3 millones. Según los expertos, una octava parte de la población estará directamente afectada por la diabetes de aquí a finales de 2010. Los graves daños y perjuicios, descuidados durante largo tiempo, que acompañan a la fase de pre-diabetes (de 10 a 20 años) y las complicaciones de esta enfermedad a largo plazo, igualmente de costosas, ha acelerado la investigación de opciones terapéuticas paralelas, innovadoras y eficaces. El presente estudio revela que las personas con diabetes del tipo 1 y tipo 2 con un tratamiento adyuvante a base de agua ionizada alcalina con microminerales -oligoelementos- activos, presentan una mejora significativa de los síntomas clínicos que permite reducir considerablemente la dosis de medicación antidiabética. La tasa de glucemia sanguínea y el índice de hemoglobina glucosilada o índice glucémico promedio, HbA1C, así como otros valores metabólicos como la lipidemia presentan una mejora evidente que perdura durante tiempo. Estos resultados ponen de manifiesto los efectos beneficiosos de una aplicación adyuvante de microminerales activos en el agua alcalina ionizada en el tratamiento de las personas diabéticas.

El mecanismo de la diabetes

La absorción de glucosa por nuestras células supone la presencia de una concentración suficiente de la hormona insulina en la sangre. La insulina, producida por los Islotes de Langerhans del páncreas, posee la “llave” que permite el acceso de la glucosa sanguínea a las células del cuerpo. Al mismo tiempo que libera su energía, la glucosa se oxida en el interior de la célula. Cuando la célula no está capacitada para absorber la glucosa, la concentración glucémica se eleva considerablemente.

La diabetes del tipo 1 (diabetes clásica insulino-insuficiente o insulino-dependiente) se distingue por una producción de insulina en principio deficitaria, y luego súbitamente interrumpida, fenómeno provocado por una reacción auto-inmunitaria en las células beta pancreáticas productoras de insulina. Sin la “llave” de la insulina, la glucosa no puede ser absorbida por las células corporales.

Las células que se vuelven insensibles a la hormona de la insulina, son calificadas como insulino-resistentes. Es entonces cuando tenemos la situación de la diabetes mellitus del tipo 2. Las “llaves” no se ajustan ya a la “cerradura”, es decir, la puerta, los receptores celulares se encuentran “bloqueados” o se abren muy poco. En este caso hay que procurar nuevas “llaves” (insulina). La sobreproducción que se hace necesaria viene acompañada de un sobreesfuerzo desastroso que causa estragos a las células beta pancreáticas. Estas, en el proceso, se agotan y la secreción de insulina se reduce de manera continuada y progresiva.

El papel de los radicales libres, designados igualmente Especies Reactivas de Oxígeno (ROS) es cada vez más frecuentemente abordado en la aparición de la diabetes. Los radicales libres son átomos o moléculas que presentan en su envoltorio externo electrones libres desparejados, de vida corta y fuertemente reactivos. Para restablecer su estabilidad, van en búsqueda de los electrones que les faltan a lugares, entre otros, como las membranas celulares o la sustancia genética, lo mismo que a las células beta del páncreas, productoras de la insulina, las cuales así se ven expuestas a los ataques y efectos nefastos y destructores (estrés oxidativo) de los radicales libres ROS.

En la revista médica Journal of Clinical Investigation, el Dr. Michael Ristow y colaboradores presenta un modelo animal, para el cual se han inducido síntomas clínicos comparables a la diabetes humana de tipo 2, neutralizando en las células pancreáticas los caracteres hereditarios para la proteína frataxina mitocondrial. Esta proteína juega a nivel de las mitocondrias, las centrales energéticas de las células, un papel importante en la desintoxicación de las especies reactivas de oxígeno ROS.

Ha podido observar una destrucción de las células beta pancreáticas en roedores, inducida por una inyección de aloxana. La aloxana ALX es un diabetógeno clásico, engendra síntomas comparables a los de la diabetes humana del tipo 1. Su potencial tóxico reside en su capacidad generadora de especies reactivas de oxigeno ROS, en particular de radicales de aniones superóxido, peróxidos de hidrógeno y de hidroxilos. (Schulte im Walde, Sabine) Los niveles altos de ROS son entre otros los responsables de la aparición de una sintomatología de insulino-resistencia, de la diabetes del tipo 2. Una reducción de estas especies reactivas de oxigeno ROS ha permitido en roedores obesos insulino resistentes mejorar la sensibilidad a la insulina y a la homeostasis de la glucosa (Houstis N, Rosen ED, Lander ES). Los resultados de estos estudios y de otros análisis permiten concluir que las especies reactivas de oxígeno ROS y su estrés oxidativo juegan un papel de particular importancia en la aparición de la diabetes mellitus, también llamada azucarada.

Lo que permite establecer la siguiente hipótesis

Un medio de reducir o de neutralizar las especies reactivas de oxígeno ROS, podría tener un efecto en la terapia de las personas diabéticas. ¿Qué es el agua alcalina ionizada? El proceso de activación funciona según el principio de la electrólisis por el flujo de un electrodo positivo y de otro electrodo negativo. Su adición de oligoelementos actúa directamente en la concentración de los agentes activos. Así es posible ajustar a las necesidades fisiológicas el potencial RedOx, el pH y los microminerales activos biológicamente disponibles.

Con la ayuda de una membrana selectiva, obtenemos agua alcalina de potencial RedOx reductor (antioxidante) así como agua ácida con potencial RedOx oxidante. En función del potencial RedOx y de los iones minerales, el agua ionizada produce un gran número de efectos fisiológicos positivos en la salud del ser humano y de los animales, tales como la desacidificación, el refuerzo del sistema inmunitario, la lucha contra los radicales libres y otros.

Este fenómeno recaba cada vez mayor atención médica y científica entre investigadores, científicos y médicos de Japón, Corea del Sur y Rusia. Países en los cuales los protocolos de investigación científica y clínica experimental han sido puestos al día con el uso de esta tecnología y metodología médica para tratamientos de diabetes, cáncer, enfermedades cardiovasculares, neuro-vegetativas, musculo-esqueléticas y otras patologías crónicas y degenerativas. En Alemania y resto de Europa la importancia del potencial RedOx para la salud no ha dado lugar a investigaciones particulares, exceptuadas las realizadas en el campo de los alimentos acuosos (Hoffmann, M. 1977).

La acción de los antioxidantes conocidos, actualmente utilizados en la terapia de la diabetes, se limita sobre todo a un papel adyuvante y es poco influyente en los parámetros clínicos de la enfermedad. Por esta razón la investigación de un nuevo agente antioxidante capaz de aumentar la producción de insulina o la sensibilidad de las células hacia esta hormona, conoce una posición de gran actualidad. En sus estudios experimentales, Shirahato y colaboradores (1997), aportan la prueba de que el agua alcalina ionizada presenta una capacidad extraordinaria y evidente como reductor antioxidante. El agua alcalina ionizada tiene la extraordinaria capacidad de “capturar” y neutralizar los radicales libres.

Esto permite deducir que el agua alcalina ionizada de potencial RedOx negativo posee propiedades protectoras para las células beta pancreáticas productoras de insulina y que en concomitancia con los oligoelementos minerales adoptados, puede también influir en los parámetros clínicos de la diabetes humana. Este estudio demuestra por primera vez en la historia que el uso y la ingesta de agua alcalina ionizada en el tratamiento de las personas diabéticas de los tipos 1 y 2 induce a una mejora de la sintomatología clínica, de las tasas de glucemia, del índice glucémico promedio de hemoglobina glucosilada HbA1C y de la lipidemia, y que permite así una reducción significativa de la medicación antidiabética.

Procedimiento y conducción del estudio

El presente estudio fue realizado sobre 142 personas con diabetes mellitus de los tipos 1 y 2. Los pacientes diabéticos del tipo 2 presentaban sensación de sed, sequedad de boca, debilidad generalizada y dolores de las extremidades inferiores, así como pérdida de agudeza visual y cuadros de hipertensión. La medicación que estaban tomando consistía en la ingesta oral de antidiabéticos o la administración subcutánea de insulina.

Los pacientes diabéticos del tipo1 sufrían igualmente de sequedad de boca e insomnio. Los pacientes de este grupo recibieron insulina subcutánea o por vía inyectada. Para este proyecto de investigación, los pacientes se repartieron en cuatro grupos:

·El grupo 1, grupo de control, no recibió tratamiento suplementario.

·El grupo 2, grupo experimental, recibió, a parte de su medicación habitual, y durante un periodo de cuatro a seis semanas, ingesta de agua alcalina ionizada de potencial RedOx reductor (antioxidante) con microelementos minerales en concentración definida.

·Para los otros dos grupos de control (grupos 3 y 4), el tratamiento auxiliar consistió para uno la ingesta de agua alcalina ionizada sin microelementos minerales activos específicos y para el otro micro elementos minerales sin agua ionizada. Por falta de espacio, nos limitamos a citar estos grupos y solo figuran de manera alusiva en la descripción de los diagramas.

Todos los pacientes fueron objeto de un seguimiento médico exhaustivo, antes durante y directamente después del tratamiento lo mismo que al cabo de uno, dos, tres, cuatro y cinco meses después.

Valores analíticos de criterio del éxito del tratamiento

· Glucemia (en ayunas)

· Valor HbA1C (describe la hemoglobina glucosilada, de enlaces químicos con residuos de azúcar. Mientras que la determinación de la tasa glucémica no ofrece más que un valor instantáneo de la situación actual del metabolismo, la determinación de la hemoglobina glucosilada permite evaluar el equilibrio metabólico para una duración promedio de cuatro a doce semanas.)

· Reducción a largo plazo de la cantidad de insulina administrada.

· Colesterolemia (HDL y LDL) (Colesterol bueno y malo)

·Triglicéridos (a menudo elevados en las personas diabéticas y asociados a valores bajos de HDL y a una resistencia a la insulina)

·Tensión arterial (la hipertensión presenta un riesgo adicional, por el hecho que la diabetes y la hipertensión dañan y perjudican de manera conjunta los mismos órganos)

Resultados

En los pacientes con diabetes de tipos los 1 y 2 a los que se suministró una ingesta adicional de microminerales ionizados en agua alcalina ionizada con potencial RedOx reductor (antioxidante), se pudo constatar al cabo de seis a siete días una regresión de la sensación de sed, de la sequedad de boca y de la debilidad generalizada.

Al cabo de 10 a 14 días, se registró igualmente una atenuación de la debilidad generalizada y de los dolores musculares así como de las parestesias.

Los resultados de los valores medidos se representan en las figuras de la 1 a la 6.

La glucemia

En los pacientes con diabetes del tipo 2, tratados durante un periodo de cuatro a seis semanas con ingesta adicional de agua alcalina ionizada de RedOx reductor (antioxidante) con microelementos minerales activos, la tasa de glucemia descendió a partir de las dos semanas. La disminución máxima de la tasa de glucemia fue de 25,7%. El efecto positivo perduró de 4 a 7 meses (a veces más tiempo en algunos pacientes)

En los grupos de control 1 y 4, no se registró ningún cambio significativo. En el grupo de control 3 (agua ionizada sin micro elementos minerales activos específicos), se registró un descenso de la glucemia en ayunas. El descenso máximo de la tasa de glucemia registrada fue de 11,5%.

En los pacientes con diabetes del tipo1, tratados durante un período de cuatro a seis semanas con ingesta adicional de agua alcalina ionizada de potencial RedOx reductor (antioxidante) con microelementos minerales activos, se constató a partir de las dos primeras semanas un descenso de la tasa de glucemia en ayunas. El descenso máximo de la tasa de glucemia registrada fue de 33,2 % y esta mejora perduró de 4 a 6 meses. En los grupos de control 1, 3 y 4 no se constataron cambios significativos.

Fig. 1 Tasas glucémicas en diabéticos de tipo 2, antes, durante y después del tratamiento

Fig. 2 Tasas glucémicas en diabéticos de tipo 1, antes, durante y después del tratamiento

Valor HbA1C

En los pacientes con diabetes del tipo 2, tratados durante un periodo de cuatro a seis semanas con ingesta adicional de agua alcalina ionizada de potencial reductor (antioxidante) con microelementos minerales activos, se registró un descenso significativo del valor HbA1C. El valor máximo medio registrado al cabo de cuatro semanas presentó una reducción de 9,2 % a 7,2%. Cinco meses después del tratamiento, el valor se situaba todavía en 7,9 %, es decir 1,3 % por debajo del valor inicial de 9,2%. Aquí es particularmente interesante constatar que el descenso aproximado de 1 % en el valor HbA1C disminuye un 45% el riesgo de ceguera.

En los pacientes con diabetes del tipo1, tratados durante un periodo de cuatro a seis semanas con ingesta adicional de agua alcalina ionizada de potencial reductor (antioxidante) con microelementos minerales activos, se registró un descenso significativo del valor de HbA1C. En el espacio de ocho semanas, el valor se redujo de un máximo de 7,9% a 6,8%. Cinco meses tras la terminación del tratamiento, el valor HbA1C no pasó el nivel de 6,9 %. En los grupos de control 1, 3 y 4 no se constataron cambios significativos.

Fig. 4 Tasa de HbA1C en diabéticos de tipo 1, antes, durante y después del tratamiento

Reducción de la medicación

En los pacientes con diabetes del tipo 2, tratados durante un periodo de cuatro a seis semanas con ingesta adicional de agua alcalina ionizada de potencial RedOx reductor (antioxidante) con microelementos minerales activos, la reducción de la mediación antidiabética alcanzó el 47% (máximo) y representaba todavía un 37% al cabo de cinco meses.

En los grupos de control 1, 3 y 4 no se constataron cambios significativos en el valor HbA1C.

En el grupo 2, los efectos positivos del tratamiento en los pacientes con diabetes del tipo 2 (insulino-deficientes), fueron más evidentes que sus tasas de HbA1C y que sus necesidades de inyecciones de insulina que eran importantes.

En los pacientes con diabetes del tipo 1 tratados durante un periodo de cuatro a seis semanas con ingesta adicional de agua alcalina ionizada de RedOx reductor (antioxidante) con microelementos minerales activos se registró al cabo de cuatro semanas un descenso máximo de 37% en la dosis necesaria de insulina. Cuatro meses después, la reducción de la medicación alcanzaba aún 31 %.

En los grupos de control 1, 3 y 4 no se constataron cambios significativos del valor HbA1C.

Fig.5. Evolución de la necesidad de medicación en diabéticos de tipo 2 antes, durante y después del tratamiento

Fig. 6. Evolución de la necesidad de medicación en diabéticos de tipo 1 antes, durante y después del tratamiento

Lipidemia (colesterol y triglicéridos)

En los pacientes con diabetes de los tipos 1 y 2 tratados con ingesta adicional de agua alcalina ionizada de potencial RedOx reductor (antioxidante) con microelementos minerales activos, se constató un efecto significativo en el conjunto del metabolismo de los lípidos.

El índice de colesterol en general, tanto de los triglicéridos como del LDL, disminuyó, mientras que se puso de manifiesto un aumento del HDL. Estos resultados se mantuvieron estables de cuatro a siete meses.

En los grupos de control 1 y 4, no se constataron cambios significativos de los valores.

En el grupo de control 3 (agua alcalina ionizada sin micro elementos activos específicos) se constató un descenso neto del colesterol general y del valor LDL y un aumento del valor HDL.

Hipertensión

El estudio reveló que la ingesta de agua alcalina ionizada junto con micro elementos minerales activos específicos produjo en algunos pacientes una disminución de la hipertensión.

De 50 pacientes con diabetes del tipo 2, 18 sufrían hipertensión.

Tras el tratamiento, se registró en 14 de esos 18 pacientes un descenso significativo de la tensión arterial, lo que permitió reducir su dosis de anti-hipertónicos.

En seis pacientes, se pudo llegar incluso a una normalización de la tensión arterial, lo que hizo innecesaria la continuidad de la medicación para la hipertensión.

Síntesis de los resultados

La ventaja aquí presentada de un tratamiento adyuvante para pacientes con diabetes de tipos 1 y 2, basada en la ingesta de agua alcalina ionizada con micro elementos minerales activos, radica en la notoria mejoría de la sintomatología clínica y en la reducción significativa de la medicación antidiabética.

Simultáneamente, se registró reducción muy considerable de la tasa de glucemia, del HbA1C (control medio-largo a plazo de la glucemia), de la tensión arterial y de los parámetros del metabolismo de los lípidos

Fuente:Medical Journal and several research by Healthy Water Solutions

Grupo SAlum per aqua, Navarra Spain

2 responses to “¿SE PUEDE TRATAR LA DIABETES CON AGUA ALCALINA IONIZADA?

  1. Ademas de mis grupos de personas que personalmente TESTIFICAN mejoras en la sintomatologia, grupos en mexico para bajar de peso con mejoras por ende de la diabetes con el metodo de la doctora Parker y mio personal, tengo ya informacion en Espanan donde clinicas estan adoptando este metodo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s